jueves, 2 de abril de 2009

Algunas verdades sobre las sustancias antioxidantes



Las personas que consumen dosis de suplementos con carotenoide más altas que las recomen-dadas para no enfermar, en realidad se estarían haciendo daño, reveló un estudio.

El uso prolongado de suplementos con betacaroteno, retinol y luteína en dosis más altas que en las multivitaminas eleva el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar, en especial en los fumadores y los ex fumadores, afirmaron los investigadores del estudio llamado Vitamins and Lifestyle (VITAL).

El consumo de altas dosis de suplementos con betacaroteno aumenta las tasas de cáncer pulmonar en personas de alto riesgo, aun cuando los carotenoides de fuentes alimentarias tiendan a reducir ese riesgo, explicó el equipo de la doctora Jessie A. Satia en American Journal of Epidemiology.

"Ignoramos si los efectos son los mismos en la población general", comentó.

El equipo analizó datos de 77.126 personas de entre 50 y 76 años que respondieron cuestionarios entre el 2000 y el 2002 sobre el consumo de suplementos en la década anterior.

El grupo era mayoritariamente blanco y saludable y, aunque entre los casos de cáncer pulmonar había muy pocos que nunca habían fumado, había también menos fumadores en el grupo total que en la población general.

Tras cruzar los datos con la información del registro nacional de cáncer, el equipo, de University of North Carolina, en Chapel Hill, identificó 521 casos de cáncer pulmonar. Luego, estimó el riesgo asociado con cada suplemento tras tener en cuenta los efectos potenciales de la edad, el género y el tabaquismo.

Cada suplemento aumentó el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar de células no pequeñas, que es el más frecuente de pulmón, a la vez que el retinol y la luteína mostraron una relación leve con esta enfermedad.

El consumo de betacaroteno durante por lo menos cuatro años no aumentó significativamente el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar, pero casi triplicó el del cáncer de células pequeñas.

El retinol aumentó más de un 50 por ciento el riesgo general de cáncer pulmonar y un 80 por ciento el de cáncer pulmonar de células pequeñas.

La luteína, en cambio, duplicó el riesgo general de cáncer pulmonar y elevó 2,5 veces el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar de células pequeñas.

El equipo sostuvo que "la biodisponibilidad de los nutrientes que se obtienen a través de los suplementos sería mayor que la de los nutrientes de fuentes alimentarias", mientras que el consumo de esos suplementos en cantidades elevadas interferirían con la absorción, el transporte o el metabolismo de los micronutrientes u otros carotenoides que protegen del cáncer de pulmón.

"Una dosis demasiado alta de una vitamina antioxidante interferiría con la producción de sustancias reactivas de oxígeno necesarias para los procesos beneficiosos para la salud, como las respuestas inmunológicas y la apoptosis", dijo el equipo.

Cualquiera sea la causa, los autores concluyeron que "no debería recomendarse el uso prolongado de suplementos con betacaroteno, retinol o luteína para prevenir el cáncer de pulmón, especialmente entre los fumadores".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada