jueves, 4 de febrero de 2010

Día Mundial contra el Cáncer



Uno de cada cinco hombres hispanos y una entre seis mujeres fallecerán de cáncer, según estimaciones de la Asociación Americana de Cáncer. Entre los hombres, el cáncer de próstata es el más frecuente, mientras que el cáncer de seno es el más común entre las mujeres, convirtiéndose el cáncer en la segunda causa de muerte entre la comunidad hispánica.

Si bien no es posible encontrar el motivo que lo causa en cada paciente, hay factores que aumentan el riesgo a contraer esta enfermedad: tabaco, dieta deficiente, sedentarismo, sobrepeso, exposición solar prolongada, algunos virus y bacterias, algunas hormonas, antecedentes de cáncer en la familia, alcohol, exposición a ciertos tipos de radiación y a determinadas sustancias químicas.

De todos los tipos de cáncer, los que más afectan a los hispanos son el cáncer de seno, de próstata, colorrectal y de pulmón, explica la Sociedad Americana del Cáncer.

Mejor prevenir que curar
El cáncer no emite señales hasta un tiempo después de contraerlo. Por eso, aunque no se observe ningún síntoma, es importante realizar los controles periódicos para la detección temprana. De esta manera, las posibilidades de vencerlo aumentan. Así y todo, no existen controles para detectar todos los tipos de cáncer. Los controles que se realizan son los siguientes:

• Para detectar cáncer de seno: mastografía a los 40 años, examen clínico en consultorio y autoexamen de mamas periódicamente para palpar si apareció algún bulto o forma extraña, a partir de los 20 años.

• Para detectar cáncer de próstata: prueba de PSA en sangre y examen digital cada año, a partir de los 45, a los hombres; si existe historial familiar, a los 40.

• Para detectar cáncer de cuello de útero: Colposcopia o Papanicolaou, una prueba que consiste en un raspado por parte del médico de una muestra de células del cuello uterino, a partir de los 21 años o después del inicio de vida sexual.

• Para detectar cáncer del recto y colon: examen en consultorio, colonoscopía, radiografía, sigmoidoscopía, examen de sangre oculta o enema con contraste, a partir de los 40 años o antes, si hay antecedentes en la familia.

• Para detectar cáncer de piel: examen de rutina en consultorio para observar si hay cambios en lunares, pecas y otras marcas en la piel. Si se lo detecta en sus primeras etapas, se puede extraer el cáncer por completo. Por eso es muy importante realizar la consulta si aparecen lunares o si se modificaron los ya existentes o hubo sangrado.

A pesar de los progresos de la ciencia, todavía no existe un examen para detectar el cáncer de pulmón, que es la segunda causa de muerte por cáncer entre las mujeres hispanas. Si aparecen algunas de las siguientes señales, es importante consultar con el médico: tos persistente que empeora con el tiempo, dolor constante en el pecho, tos con sangre, dificultad para respirar, respiración sibilante o ronquera, infecciones repetidas en el pulmón, hinchazón en el cuello y la cara, falta de apetito o pérdida de peso, y fatiga.

El 85% de los enfermos de cáncer de pulmón se enfermaron debido al tabaco, por lo que nada mejor para prevenir el cáncer que no fumar o dejar de hacerlo, en el caso de los fumadores.

Para más información: www.cancer.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario