Segundo cáncer primario suele ser del mismo tipo que el primero



El mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer primario está ligado principalmente a un doble riesgo de desarrollar un segundo tumor del mismo tipo que el primero, según revela un estudio de un equipo de Dinamarca.

Datos nacionales daneses demostraron que sólo existe un 10 por ciento más de riesgo de desarrollar un segundo cáncer distinto al tumor primario, publican los autores en Canadian Medical Association Journal.
Estos resultados varían considerablemente según el tipo de tumor. Y como dijo el autor principal, doctor Stig E. Bojesen, de la Universidad de Copenhague, "aunque el riesgo relativo de aparición de algunos segundos cánceres primarios es muy alto, el riesgo absoluto a 10 años se mantiene bastante bajo, por debajo del 2 por ciento para la mayoría de los tumores".
"De modo que nuestro estudio no tiene implicancias directas en la vigilancia de los tumores secundarios", añadió.
El equipo de Bojesen analizó 25 años de datos nacionales sobre unos 7,5 millones de daneses para determinar la relación entre 27 tipos de cánceres y el aumento del riesgo de desarrollar un segundo tumor de cualquier tipo.
Luego, revisaron si ese riesgo adicional se debía principalmente al riesgo de desarrollar un segundo tumor del mismo tipo que el primario o de otro tipo.
El riesgo de desarrollar un segundo cáncer de cualquier tipo fue un 25 por ciento mayor que el riesgo de desarrollar cáncer en la población general, pero varió ampliamente según el tipo de tumor primario (de un 20 por ciento menos de riesgo después de un cáncer de próstata hasta un 87 por ciento más de riesgo tras un cáncer de laringe).
El riesgo estimado de desarrollar un segundo cáncer del mismo tipo que el primario aumentó 2,16 veces (comparado con la aparición de un tumor en un grupo sin cáncer).
Esto también varió ampliamente, entre un 99 por ciento menos de riesgo después de un cáncer prostático hasta 17,8 veces más riesgo luego de un sarcoma.
La posibilidad de tener un segundo cáncer distinto al primario sólo creció un 13 por ciento, comparado con la población general.
"De este modo, el riesgo de desarrollar un segundo cáncer primario dependería del tipo de tumor y, quizás, de factores genéticos y del estilo de vida de cada paciente", concluye el equipo.
"Nos sorprende que el riesgo de desarrollar un segundo cáncer después de un cáncer primario asociado con el tabaquismo fuera relativamente bajo", indicó Bojesen.
"Entonces, en la población, fumar tendría un efecto difuso y pronunciado en el riesgo de desarrollar cáncer, mientras que en cada persona, ese riesgo estaría más orientado a desarrollar un cáncer específico que lo que pensábamos", agregó.
"Ahora, contamos con un catálogo completo del riesgo absoluto y relativo de desarrollar un segundo cáncer primario y la escena es muy heterogénea", dijo Bojesen.
En un editorial sobre el estudio, los doctores Marcy Winget y Yutaka Yasui, de la University of Alberta, en Canadá, opinan que la investigación "proporciona evidencia del alto grado de heterogeneidad y, entonces, de la necesidad de realizar evaluaciones por separado del riesgo, según el tipo de cáncer primario-secundario, en lugar del analizar el riesgo general".
Ambos coinciden con Bojesen en que es difícil sacar conclusiones para la práctica clínica y recomiendan hacerlo con precaución "a la luz de la alta heterogeneidad del riesgo de desarrollar un segundo cáncer primario en todos los tipos de cánceres y del riesgo absoluto de desarrollar un tumor primario".
FUENTE: Canadian Medical Association Journal, online 28 de noviembre del 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

La infección por el virus del papiloma humano y el cáncer cérvico - uterino

Virus del papiloma humano en la mujer. Tratamiento.

La auto-toma de muestras del VPH permite cuadruplicar los controles para prevenir el cáncer cérvico uterino