jueves, 9 de agosto de 2012

La cura del cáncer puede estar en las células no malignas.





 Los tejidos que rodean los tumores, donde hay células no cancerosas que sirven de motor de riego del virus, son el objeto de estudio de los científicos.

Científicos encontraron que las células no cancerosas que están en los tejidos blandos que rodean el cáncer de garganta y cervical juegan un papel importante regulando la dispersión de...

las células cancerosas.

La idea es tratar a las células no cancerosas que rodean los tumores cancerosos en una forma parecida, si no igual, a como se trata el tumor en sí.

Los tratamientos podrían, entonces, enfocarse en impedir que ese tejido no sea infectado por el cáncer.

Lo científicos piensan que es posible 'apagar' los mensajes que estimulan las células cancerosas para que invadan el tejido y con eso infecten el tumor.

La investigación, dirigida por el profesor Dennis McCance, acaba de ser publicada en el European Journal Molecular Biology Organization.

Cómo atacar las células sanas
"El cáncer se propaga como el resultado de una comunicación recíproca entre las células cancerosas en un tumor y las células no cancerosas en el tejido que lo rodea", dijo McCance.

"Ya sabemos que las células cancerosas están programadas para invadir los tejidos vecinos sanos.

"Sin embargo, las células en el tejido no canceroso también están programados para enviar mensajes a las células cancerosas, alentando activamente la propagación. Si estos mensajes -enviados desde el tejido sano del tumor- pueden ser desconectados, la propagación del cáncer se evitaría.

"Lo que hemos descubierto es que una proteína en particular en el tejido no canceroso tiene la capacidad de abrir o cerrar la vía de comunicación entre el tejido sano y el tumor. Cuando la proteína retinoblastoma (Rb) en el tejido no canceroso se activa, este conduce a una disminución de los factores que estimulan la invasión de las células cancerosas. Y así el cáncer no se propagaría."

Se abre una puerta
McCance dijo que los tratamientos actuales para el cáncer se centran en la orientación del tumor en sí, con el fin de matar las células cancerígenas antes de que se propaguen.

"Este descubrimiento abre la puerta para que podamos desarrollar nuevos tratamientos que se dirigen al tejido normal que rodea el tumor, en comparación con el tumor en sí.

"Al dirigirse específicamente a las vías controladas por la proteína Rb se lograría la desconexión de los mensajes que estimulan las células cancerosas de invadir e inhibir la propagación del tumor."

"Nuestra investigación se ha centrado en el cáncer de la garganta y el cuello uterino. Sin embargo, es posible que Rb y otras proteínas en el tejido sano que rodea a otros tipos de cáncer puedan jugar un papel similar en la regulación de la proliferación de las células tumorales.

"Por lo tanto, las implicaciones de este descubrimiento podrían ir mucho más allá de la garganta y el cáncer cervical, y eso es algo que se va a investigar más a fondo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada