La mamografía bianual reduce las pruebas de seguimiento inadecuadas y las biopsias.



Según una valoración de los registros del National Cancer Institute que incluyó casi 170.000 pacientes, las mujeres que se someten a mamografía de detección anual sistemática conllevan más riesgo de hallazgos positivos falsos que dan lugar a pruebas de seguimiento innecesarias y recomendaciones de biopsia que las mujeres que se someten a mamografía de detección cada tercer año.

El estudio de cohortes prospectivas, publicado esta semana en Annals of Internal Medicine, determinó que las mujeres que se someten a mamografía de detección anual sistemática tienen una posibilidad de 61,3% de recibir por lo menos un recordatorio falso positivo de carcinoma de mama sospechado cada 10 años en comparación con 41,6% de probabilidades para las mujeres que reciben mamografía de detección bianual.

La Dra. Rebecca A. Hubbard, PhD, investigadora asistente en el Group Health Research Institute, Seattle, Washington, y sus colaboradores del H. Moffitt Cancer Center, Tampa, Florida; la University of Missouri, Columbia; y la University of California, San Francisco, recopilaron estos datos de la experiencia clínica de 10 años de 169.456 mujeres a las que se les hizo seguimiento mediante siete registros de mamografía financiados por el Consorcio de Vigilancia de Carcinoma de Mama del National Cancer Institute.

Los hallazgos al parecer dan credibilidad a la recomendación debatida de la US Preventive Service Task Force en 2009 a favor de la mamografía de detección bianual en mujeres de 50 a 74 años de edad. La comisión cuestionó la norma aceptada de la mamografía de detección radiográfica anual en las mujeres a partir de los 40 años de edad como una estrategia diagnóstica de primera opción para reducir la mortalidad por carcinoma de mama. Su pronunciamiento generó una onda de choque a través de la comunidad médica internacional en relación con el periodo óptimo para realizar la mamografía de detección.

El estudio de la Dra. Hubbard puede encender más este debate: demostró que la posibilidad de que una mujer recibiese una recomendación para biopsia basada en hallazgos positivos falsos era significativamente más alta para la mamografía anual que para la detección sistemática bianual.

La probabilidad a 10 años de una recomendación de biopsia positiva falsa en las mujeres que comenzaron la mamografía anual en su quinto y sexto decenio de vida fue 7,0% y 9,4% respectivamente. El riesgo fue 4,8% a 10 años en las mujeres que comenzaron a recibir mamografía de detección sistemática bianual en su quinto decenio de vida y 6,4% cuando las mujeres iniciaban sus exploraciones anuales en su sexto decenio de vida.

Una proporción un poco más considerable de mujeres sujetas a detección cada dos años recibió el diagnóstico de carcinoma en etapa tardía; sin embargo, la diferencia no fue estadísticamente significativa.

Para los dos grupos de edad, 24,6% de los carcinomas diagnosticados se caracterizaron como de «etapa tardía» en las mujeres que recibían detecciones sistemáticas bianuales en comparación con 21,3% para las mujeres que comenzaron la detección anual en su quinto decenio de vida y 21,9% para las mujeres que comenzaron a recibir la mamografía anual en su sexto decenio de vida.

Los autores señalan: «Por consiguiente, la detección sistemática bianual disminuye los riesgos, pero también puede atenuar las ventajas de la detección sistemática».

En un editorial publicado junto con el estudio, el Dr. Philippe Autier, MD, director del Instituto Internacional de Prevención, Lyon, Francia, puso en contexto el hallazgo de la Dra. Hubbard con la acción de equilibrio entre la eficiencia y la eficacia que siempre parece fomentar el debate para los exámenes de detección ampliamente aplicados.

Escribe: «Considerados en conjunto, los datos disponibles no demuestran que un intervalo de detección más breve evite la enfermedad avanzada o reduzca la mortalidad por cáncer de mama. Sin embargo, como lo demuestran Hubbard y sus colaboradores, un intervalo de detección más breve conduce a más resultados de detección positivos falsos y también pueden llevar a una mayor detección de casos de carcinoma pequeños que no son potencialmente mortales».

El Dr. Autier termina diciendo que la detección sistemática mediante mamografía cada año es menos eficiente que la detección cada dos años.

El estudio fue financiado por donaciones del National Cancer Institute. Varios de los autores recibieron financiación importante del National Cancer Institute y del National Institutes of Health. Un autor refiere recibir pago por la elaboración de programas educativos para Oakstone Publishing.



Referencias:

Ann Intern Med. 2011;155:481-492; 554-555.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La infección por el virus del papiloma humano y el cáncer cérvico - uterino

Virus del papiloma humano en la mujer. Tratamiento.

La auto-toma de muestras del VPH permite cuadruplicar los controles para prevenir el cáncer cérvico uterino