jueves, 19 de enero de 2012

La supervivencia tras carcinoma de la mama ha mejorado con más lentitud en ancianas.



Aunque la mortalidad por carcinoma de mama ha disminuido cada año en los últimos dos decenios, un nuevo estudio señala que las mejoras en la supervivencia han sido más lentas en pacientes ancianas.

Las mujeres de 75 y más años de edad con diagnóstico de carcinoma de mama tienden a recibir un tratamiento menos intensivo que las mujeres más jóvenes, informan investigadores recientemente en la versión en línea de Journal of Clinical Oncology.

Hay por lo menos tres motivos para ello, dicen: el carcinoma de mama puede avanzar con más lentitud en las ancianas, una esperanza de vida más breve significa que algunas no podrían vivir lo suficiente para que fuese útil el tratamiento y las mujeres mayores podrían no tolerar el tratamiento tan bien como las mujeres más jóvenes.

El Dr. Benjamin Smith, del University of Texas MD Anderson Cancer Center en Houston, quien colaboró en el estudio, dijo: «No se puede tratar a las mujeres ancianas de una manera tan intensiva que se produzcan más problemas por el tratamiento que por la enfermedad».

Las directrices de la U.S. Preventive Services Task Force también dejaron de recomendar la detección sistemática del carcinoma de mama con regularidad en todas las mujeres mayores de 74 años. Menos detección podría contribuir a una enfermedad más avanzada al establecerse diagnóstico, pero también evita el captar y tratar carcinomas pequeños que no tendrían ningún problema.

El Dr. Smith y sus colaboradores utilizaron dos bases de datos de todo el país para detectar el número de mujeres que fallecían por carcinoma de mama cada año en Estados Unidos en general, así como la proporción de mujeres con un nuevo diagnóstico que fallecían por la enfermedad.

Encontraron que las dos cifras han estado disminuyendo desde 1990, pero no para todas las mujeres.

En 1990, 158 de cada 100.000 mujeres que tenían 75 y más años de edad fallecieron por carcinoma de mama. Disminuyeron a 129 en 2007. Entre las mujeres de 20 a 49 años, las tasas de mortalidad por 100.000 mujeres descendieron casi la mitad —desde 14 hasta ocho— durante el mismo periodo.

Esto resultó en un descenso anual de 1% de las muertes en mujeres de 75 y más años de edad en comparación con una disminución de 2,5% para las que se encontraban en su tercero, cuarto y quinto decenio de vida.

El Dr. Smith dijo que se necesitan más investigaciones para determinar cuál es la mejor manera de tratar el cáncer en mujeres mayores —ya que los médicos por lo general tienen que extrapolar de estudios de mujeres que están en su séptimo decenio de vida o antes.

Por ahora, añadió, las mujeres debieran intervenir en las decisiones con respecto a su propio tratamiento y compartir las inquietudes en relación con los efectos secundarios del tratamiento y su salud general.

La Dr. Mara Schonberg, quien ha estudiado el carcinoma de mama en mujeres mayores en la Harvard Medical School en Boston, dijo a Reuters Health: «No somos muy buenos para valorar la esperanza de vida de las pacientes al tomar las decisiones de tratamiento. Hay muchas mujeres con una esperanza de vida de menos de cinco años que está obteniendo tratamientos que es poco probable que sean útiles y probablemente hay mujeres con una esperanza de vida adecuada que no está obteniendo tratamiento».

El nuevo estudio «indica que posiblemente hay algunas mujeres que se beneficiarían de un tratamiento más intensivo» —pero no todas, dijo la Dra. Schonberg, quien no colaboró en la nueva investigación.

Sin embargo, el Dr. Smith dijo, el mensaje en su mayor parte es positivo. «Este artículo en gran parte es sólo este caso sorprendente de los formidables éxitos que hemos tenido para reducir la morbilidad del carcinoma de mama en Estados Unidos. Creo que esto no se debe perder».



Referencias:

http://bit.ly/skb6gg



J Clin Oncol 2011.

1 comentario:

  1. La inhibición de PARP, un nuevo camino para evitar el crecimiento de las células tumorales, aumenta la eficacia de la quimioterapia en las pacientes con cáncer de mama no sensible a tratamientos hormonales ni antiHer2.

    ResponderEliminar