Se descubre una nueva mutación de un gen de alto riesgo para el carcinoma ovárico .



Un equipo de investigadores en el Reino Unido ha descubierto una nueva mutación genética que aumenta el riesgo de carcinoma ovárico, según se comunicó recientemente en la versión en línea de Nature Genetics.

En la población general, el carcinoma ovárico afecta a casi una de cada 70 mujeres para el tiempo en que llegan a los 80 años de edad.

La mutación del gen RAD51D recién descubierta en una mujer incrementa el riesgo a una de cada 11.

Esta proporción es un poco menor que el incremento del riesgo que conllevan las mutaciones de BRCA las cuales se descubrieron en la década de los noventa. Una mujer portadora de la mutación del gen BRCA1 tuvo posibilidades de cinco en 10 de presentar carcinoma ovárico, en tanto que una mujer con una mutación del gen BRCA2 tiene una posibilidad de dos en 10.

Las mutaciones del gen BRCA también incrementan el riesgo de carcinoma de mama, pero la nueva mutación del gen RAD51D no está vinculada en grado importante a un incremento del riesgo de carcinoma de mama; al parecer aumenta sólo el riesgo de carcinoma ovárico. Además, se identificó en mujeres que resultaron con pruebas negativas para las mutaciones de BRCA.

El descubrimiento de las mutaciones de BRCA condujo a realizar pruebas genéticas y de asesoramiento, así como análisis de las posibles intervenciones, incluidas la ovariectomía. Es posible que el nuevo descubrimiento siga un camino similar.

Los investigadores británicos estiman que se contará con una prueba para la mutación del gen RAD51D «al cabo de algunos años».

La autora principal Dra. Nazneen Rahman, PhD, jefa de genética y epidemiología en el Institute of Cancer Research y la Royal Marsden NHS Foundation Trust, Sutton, Reino Unido, dijo: «Las mujeres con un defecto del gen RAD51D tienen una posibilidad de 1 en 11 de presentar carcinoma ovárico. Con este grado de riesgo, las mujeres pueden querer valorar que se les extirpen los varios después de tener niños, para evitar que se presente el carcinoma ovárico».

La Dra. Rahman dijo en una declaración: «También hay una verdadera esperanza en el horizonte de que se contará con fármacos específicamente dirigidos al gen. Además de identificar la mutación del gen, su equipo comunicó la investigación de laboratorio que muestra que las células con una mutación del gen RAD51D son muy sensibles al tratamiento con un inhibidor de poli-ADP-ribosa polimerasa (PARP) ―90% de estas células murieron después de la exposición al fármaco, en comparación con sólo 10% de las células con el gen RAD51D completamente funcional―. Sin embargo, los investigadores resaltan que es necesario poner a prueba este hallazgo de laboratorio en estudios clínicos.

Los inhibidores de PARP, tales como iniparib y olaparib, fueron concebidos para dirigirse a neoplasias malignas causadas por defectos de los genes BRCA1 y BRCA2 y ya han mostrado algunos resultados favorables en el tratamiento del carcinoma ovárico y de mama. Sin embargo, algunos resultados recientes en el carcinoma de mama fueron desalentadores y hasta el momento no se comercializa ningún inhibidor de PARP.

Datos sólidos

El Dr. Maurie Markman, profesor de oncología ginecológica en University of Texas M.D. Anderson Cancer Center, en Houston, dijo: «Este es un estudio muy interesante y proporciona pruebas sólidas de otro gen que interviene en un incremento del riesgo genético de carcinoma ovárico».

Dijo a Medscape Medical News: «La frecuencia de esta anomalía genética en la población general al parecer es más baja que la de BRCA1 y BRCA2 y el riesgo global de carcinoma ovárico no es tan grande como el comunicado para estas anomalías previamente reconocidas. Sin embargo, el motivo propuesto por el que este defecto genético al parecer aumenta el riesgo de carcinoma ovárico (alteraciones de la reparación de ADN) es similar al de BRCA1 y BRCA2».

El Dr. Markman explicó: «Los estudios preclínicos que señalan una repercusión favorable de la inhibición de la enzima PARP indican que las mujeres con carcinoma ovárico avanzado o recidivante que poseen esta anomalía genética pueden obtener una ventaja clínica tras la administración de esta novedosa clase de fármacos antineoplásicos». «Será importante que otros grupos de investigación confirmen estos hallazgos interesantes».

Algunas familias con alto riesgo

Para su estudio, los investigadores británicos identificaron 911 casos de familias con carcinoma de mama y ovárico y los compararon con 1060 sujetos de control. Las familias con carcinoma ovárico y de mama tuvieron por lo menos un caso de carcinoma de mama y por lo menos un caso de carcinoma ovárico, todos los cuales fueron negativos para las mutaciones de BRCA1 y BRCA2.

El equipo de investigadores identificó a ocho mujeres con la mutación del gen RAD51D entre los 911 casos y sólo uno de entre los 1060 individuos de control (p = 0,001).

Sin embargo, las mutaciones no tuvieron una distribución igual en la serie, observan los investigadores. Informan que hubo una mayor prevalencia en las familias con más de un caso de carcinoma ovárico. Se identificaron cuatro mutaciones en 235 familias con dos o más casos de carcinoma ovárico (p = 0,005) y se detectaron tres mutaciones en 59 familias con tres o más casos de carcinoma ovárico (p = 0,0005).

Los investigadores también valoraron la mutación en muestras de 13 familiares en las familias extendidas de aquellas con más de un caso de carcinoma de ovario. «Esto reveló que cinco de cinco individuos afectados por carcinoma de ovario o de mama portaban la mutación familiar, en tanto que seis de los ocho familiares no afectados no eran portadores de la mutación familiar».

Añaden: «Se identificaron otras neoplasias malignas diversas en los familiares, tales como carcinoma pancreático, prostático y colorrectal». «Sin embargo, se desconocen los antecedentes de mutación y se necesitarán estudios adicionales para valorar si las mutaciones del gen RAD51D predisponen a otras neoplasias malignas».

El estudio fue financiado por Cancer Research UK. Los investigadores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. Markman declara recibir donaciones de Eli Lilly y de prestar sus servicios como asesor o consultor a Genentech, Celgene, Tibotec y Boehringer Ingelheim.

Referencias:

Nat Genet. Published online August 7, 2011.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La infección por el virus del papiloma humano y el cáncer cérvico - uterino

Virus del papiloma humano en la mujer. Tratamiento.

La auto-toma de muestras del VPH permite cuadruplicar los controles para prevenir el cáncer cérvico uterino